« volver

En 1565 el grabador y editor François Desprez publicó Les Songes drolatiques de Pantagruel, un libro sin texto en el que se recogen unas figuras monstruosas muy divertidas, al estilo de las criaturas infernales del Bosco, inspiradas en ambos casos en las grotesques o drolleries de los manuscritos medievales. Este gusto por lo grotesco y lo exagerado constituye uno de los pilares del carnaval y la saga de Gargantúa y Pantagruel.