Tannhäuser Cabaret

La Sopa de los Templarios

¿Existe alguna relación entre Andy Warholl y los templarios?

La Sopa de los Templarios

Escribí esta tontería en enero de 2010 como reacción a la sobredosis de conspiraciones templarias que había en el ambiente.

Andy Warholl está considerado un artista de gran inteligencia, sin embargo, uno de sus cuadros más conocidos, Sopas campbell, parece de una sencillez contradictoria. A primera vista, el cuadro resulta anodino, una mera repetición de latas de sopa, pero ¿cómo es posible que un artista de la inteligencia de Andy Warhol haya dedicado su esfuerzo a realizar una obra aparentemente trivial? ¿No será que, en realidad, el cuadro esconde un mensaje mucho más profundo, un secreto que alguien pretende ocultar?

Latas de sopa Campbell

Sopas Campbell, el enigma

Veamos los datos objetivos y que cada cual saque sus propias conclusiones.

En el cuadro se muestran 32 latas distribuidas en 4 filas y 8 columnas. Si multiplicamos el número de filas por el de columnas obtenemos el número 32 y, asombroso, si contamos el número de latas que muestra el cuadro descubriremos que también son 32. Esto podría parecer mera casualidad, pero el número 32, en este contexto, no es un número cualquiera. Como podemos apreciar, el 32 está formado por dos números, el tres y el dos. Analicemos primero el tres.

Recordemos que Warhol es conocido por su intención comunicativa. A diferencia de otros pintores, W quería que sus cuadros comunicaran también una idea, un mensaje. ¿Y qué sucede si buscamos la tercera letra en el nombre Campbell? La respuesta es sorprendente. Aparece la letra M, una inicial que sólo puede corresponder a un nombre en el ámbito occidental: María, la madre de Jesús.

La virgen maría

Pero el misterio es aún más complejo, pues Warhol también pintó otro cuadro donde aparecía la letra M y, además, lo hace dos veces, la cifra que nos indica el segundo dígito del número 32. Me refiero, claro está, a su serie sobre Marilyn Monroe.

Marilyn Monroe

¿Otra coincidencia o ya empiezan a ser muchas las casualidades? ¿Pudiera ser que Warhol estuviera trasmitiendo un mensaje que sólo podrían entender los iniciados? En este caso, ¿Cuál es este mensaje? ¿Pudiera ser que nos estuviera diciendo que Marilyn Monroe es en realidad la virgen María?

Por mucho que nos cueste creerlo, hay muchos datos que confirman esta hipótesis, pero baste con pensar que las dos eran mujeres. ¿Otra casualidad? No, no creo.

Es más, sabemos con certeza que Marylin no era el verdadero nombre la actriz. En realidad se llamaba Norma Jeane y, por alguna misteriosa razón, decidió adoptar este segundo nombre, donde la inicial M se repite dos veces, una duplicación que nos revela el mensaje del cuadro: soy la segunda virgen María de la historia de la humanidad.

Pero el número dos también nos aporta otra pista, pues la única pareja legendaria de la historia occidental es la que formaban los guerreros templarios, los monjes guerreros, cuyo emblema era precisamente dos hombres a caballo formando una M.

Sello templario

Otro dato definitivo nos indica que vamos por buen camino. La principal característica de los templarios fue su firme defensa del voto de pobreza y ¿de qué se alimentan principalmente los pobres? De sopa, como la que nos muestra Warhol.

Ahora el mensaje que trató de desvelar resulta evidente. Durante siglos, los templarios han custodiado a los descendientes de Jesús. Sin embargo, su fuerza y valor no fue suficiente, pues Marilyn fue asesinada. ¿Quién cometió este horrendo crimen? Una vez más, Warhol nos desvela el misterio.

Invertida, la letra M se convierte en una W, es decir, la inicial de su nombre. Esto no es por casualidad. Resulta evidente que Warhol también era un templario, pero después de renegar de la orden rubricó su oposición adoptando un apellido que empezase por W, el antisigno secreto. ¿Y qué pudo motivar su salida si no fue que habían permitido el asesinato de Marilyn?

Empiezan a cuadrar todas las piezas del enigma. Quizás por dinero, quizás por ambición, una facción de los templarios cambió de bando. Aunque algunos se mantuvieron fieles a la misión que les fue encomendada siglos atrás, no pudieron evitar la muerte del último descendiente de Jesús, la actriz de alma virginal Marilyn Monroe.

El 3 de junio de 1968 los falsos templarios trataron de silenciar a Warhol disparándole a bocajarro. Por fortuna, consiguió sobrevivir y, ahora, por fin sabemos cuál era su peligroso secreto.