Tannhäuser Cabaret

el tarot: 5. El orden de los triunfos

El origen del tarot estuvo muy influenciado por los Triunfos de Petrarca y los desfiles triunfales del Renacimiento.

el tarot: 5. El orden de los triunfos
Girolamo da Cremona, triunfos del Amor y la Muerte

Tarot y teatro

Si se disponen los triunfos del tarot ordenados uno tras otro parece que forman un discurso narrativo, que existe una razón, por ejemplo, para que el diablo siga a la muerte. Hay quien ha buscado este significado en textos alquímicos, en las propuestas de la academia neoplatónica de Florencia y también en escenarios más exóticos, como los jeroglíficos egipcios. Sin embargo, la clave para entender este discurso se encuentra en el teatro o, mejor dicho, en los desfiles presididos por carros triunfales de carácter alegórico que se organizaban en el Renacimiento para celebrar los grandes eventos, como el palio de Siena, una emocionante carrera de caballos entre los barrios de la ciudad que aún hoy se sigue disputando con toda su riqueza coreográfica. A lo largo del siglo XV, estos desfiles triunfales gozaron cada vez de mayor popularidad. Por carnaval, para recibir una visita ilustre, en conmemoración de alguna hazaña bélica, para festejar un matrimonio, para celebrar el Chorpus Cristi: cualquier ocasión era buena para organizar desfiles triunfales en los que se combinaban teatro, poesía, música y sofisticados artilugios mecánicos para narrar alegorías cada vez más complejas.

Un buen ejemplo para entender cómo eran aquellas celebraciones es el programa del festival que se realizó en ocasión de la boda de Constanzo Sforza y Camila de Aragón en 1475. La fiesta comenzó el 26 de mayo, con una procesión encabezada por Camila dirigiéndose al castillo de Novilliara, cerca de Pésaro, ciudad natal de Constanzo. Camila cabalgaba sobre un caballo blanco, signo de pureza, y salieron a recibirla escuadrones de niños enarbolando hojas de palma como símbolo de alegría. Por el camino se encontró con un gran carro en el que se alzaba una hermosa joven vestida como la diosa grecolatina Diana en representación de la castidad. Tras escuchar un poema de Diana, la procesión siguió hasta el castillo, donde entró atravesando un gran arco triunfal con motivos vegetales al son de un gran estruendo musical de flautas, tambores, trompetas y otros instrumentos.

Al día siguiente, los esposos entraron en la ciudad después de haber sido vitoreados por un grupo de ciudadanos ilustres embarcados en un barco bucintoro sobre ruedas. Al cruzar las puertas fueron recibidos por Castidad, una dama sobre un carro triunfal, y los novios descabalgaron para entrar bajo palio a la ciudad, tal y como los vemos en el triunfo del Amor de la baraja de Cary Yale. El domingo comenzó de verdad fiesta. Por la mañana se celebró la boda en la catedral y a las tres de la tarde empezó el gran banquete en el que catorce dioses de la mitología grecolatina subidos en carros triunfales fueron bendiciendo a los esposos.

Dos páginas del libro que preparó Niccolò degli Agli con el programa triunfal de la boda (Bibl. Ap. Vaticano. Urbinate Latino 899). A la izquierda, Diana recibiendo a Camila; a la derecha, el bucintoro con las personas ilustres de la ciudad de Pésaro
Dos páginas del libro que preparó Niccolò degli Agli con el programa triunfal de la boda (Bibl. Ap. Vaticano. Urbinate Latino 899). A la izquierda, Diana recibiendo a Camila; a la derecha, el bucintoro con las personas ilustres de la ciudad de Pésaro

Después de una noche de música y danza, el lunes por la mañana prosiguió la celebración. Por la mañana, esposos e invitados asistieron a un curioso espectáculo en el gran salón del palacio. Primero introdujeron una gran montaña artificial, de la cual salieron dos actores disfrazados, uno de león y otro de hombre salvaje, y bailaron simulando una persecución alocada. Tras ellos aparecieron diez acróbatas, cinco vestidos de verde y otros cinco con seda alejandrina, que maravillaron a todos con una coreografía vertiginosa. Enviada por la Universita dei Giudei de Pésaro, siguió «la procesión de los judíos», encabezada por la reina de Saba a lomos de un elefante artificial. Luego vino otra montaña, desde la que el rey Roboam, en nombre de los judíos, pidió a Constanzo que les dejase unas tierras donde poder asentare, a lo que accedió Constanzo en medio de danzas, música y poemas laudatorios. La mañana concluyó con «la procesión de los planetas», siete carros triunfales con alegorías planetarias: la Luna, Mercurio, Venus, el Sol, Marte, Júpiter y Saturno.

A la tarde continuaron con más procesiones alegóricas, como la de Poesía, una muchacha acompañada de tres mujeres hermosas en representación de la gramática, la retórica y la astrología, y una montaña de azúcar donde estaba esculpido el Parnaso, con Apolo y las nueve Musas. Y al caer la noche, desde una estructura que representaba la rueda de la Fortuna, una girándola, lanzaron fuegos artificiales y bailaron en torno a un carro muy alto que representaba el triunfo del amor, tal y como se advertía por el joven medio desnudo y armado con un arco que bendecía a los presentes. Por último, al día siguiente, se celebró un gran torneo medieval, presidido por el triunfo de la fama, un gran carro puesto en medio del campo de batalla, en el que estaban representados Julio César, Alejandro Magno y Escipión.

El triunfo de la fama, a la izquierda, y el triunfo del amor a la derecha. Bibl. Ap. Vaticano. Urbinate Latino 899
El triunfo de la fama, a la izquierda, y el triunfo del amor a la derecha. Bibl. Ap. Vaticano. Urbinate Latino 899

Desfiles triunfales

Analizar en detalle más festejos triunfales nos alejaría ya demasiado del tarot, pero para terminar de comprender cómo eran podemos ver alguno más, como el celebrado en Viterbo durante la celebración del Corpus Domini de 1462, a la que había asistido el papa Pío II. En su honor se organizó una gran procesión que fue desde la puerta principal de la ciudad a la Catedral. A lo largo del camino por la calle principal se levantaron escenarios en los que representaron diversas escenas bíblicas, como un Cristo durante la última cena, la lucha del arcángel Miguel contra el Diablo, o la Resurrección.

Igual de magnífica fue la procesión triunfal que organizó en Roma el cardenal Pietro Riario cuando Leonor de Aragón pasó en 1472 por la ciudad para casarse con Ercole de Este. Entre otros elementos escenográficos, la procesión incluía varios cuadros de naturaleza mitológica, como Orfeo encantando a los animales con su música, Perseo y Andrómeda, Baco y Ariadna en un carro tirado por panteras o el centauro Quirón educando a Aquiles. Y esto apenas fue una minucia en comparación con las fiestas que se celebraron en Ferrara durante la boda.

Dos piezas de un díptico que retrata a los duques de Urbino pintado por Piero della Francesca entre el 1465-1472. El marido, Federico de Montefeltro, va en un carro triunfal tirado por dos caballos blancos coronado por una Victoria alada. En la parte delantera del carro se encuentran las cuatro virtudes cardinales: Justicia, Prudencia, Fortaleza y Templanza. La esposa, Battista Sforza, va en un carro tirado por unicornios, símbolo de virtud, y está acompañada por las tres virtudes teologales: Caridad, Fe y Esperanza
Dos piezas de un díptico que retrata a los duques de Urbino pintado por Piero della Francesca entre el 1465-1472. El marido, Federico de Montefeltro, va en un carro triunfal tirado por dos caballos blancos coronado por una Victoria alada. En la parte delantera del carro se encuentran las cuatro virtudes cardinales: Justicia, Prudencia, Fortaleza y Templanza. La esposa, Battista Sforza, va en un carro tirado por unicornios, símbolo de virtud, y está acompañada por las tres virtudes teologales: Caridad, Fe y Esperanza

Los carnavales eran aún más espectaculares, sobre todo en Florencia. En palabras de Jacob Burckhardt:

«El carnaval florentino superaba al romano en cierto tipo de carros que incluso han dejado huella en la misma literatura. Así, entre la multitud de máscaras de a pie , o cabalgando corceles, aparecía un formidable carro al que se había dado alguna forma fantástica y sobre el cual se veía una figura alegórica predominante con sus debidos acompañantes, por ejemplo, los celos con cuatro rostros alrededor de la cabeza, cada uno de ellos provisto de anteojos, o los cuatro temperamentos con sus planetas correspondientes, o también las tres Parcas, o la Discreción dominando al Miedo y la Esperanza, que yacían ante ella encadenadas; o los cuatro elementos, las tres edades, los vientos, las estaciones del año, y un largo etcétera; y ¡cómo no! la famosa carreta de la Muerte, con sus negros sarcófagos que se abrían.

»Tampoco era raro que estos carros presentaran escenas mitológicas magníficamente dispuestas, como Baco y Ariadna, Paris y Helena, y otras semejantes. O un coro de personas representando a todos los que pertenecían a una misma categoría o clase social, como, por ejemplo, los mendigos, los cazadores acompañados de ninfas, las almas en pena de las mujeres que en vida fueron despiadadas, los ermitaños, los vagabundos, los astrólogos, los demonios, los vendedores de un artículo determinado, e incluso en cierta ocasión il popolo, la gente misma, que en su canto se acusaba mutuamente de pertenecer a una mala raza».

Vasari, boceto de uno de los carros del desfile (ms. Pal. C.B.III.53/1)
Vasari, boceto de uno de los carros del desfile (ms. Pal. C.B.III.53/1)

Fue también en Florencia donde se celebró uno de los desfiles triunfales más extraordinarios del siglo XVI. En ocasión de las nupcias entre Juana de Austria y Francesco de Medici, en marzo de 1565 se organizaron festejos por toda la ciudad, que culminaron con una procesión de 21 carros triunfales con los dioses de la Antigüedad, un número, por cierto, que recuerda al de los triunfos del tarot. Basándose sobre todo en los textos de Boccaccio, las Saturnales de Macrobio y los Hieroglyphica de Horapolo, Vincenzo Borghini se encargó del programa y el artista Giorgio Vasari de traducir sus propuestas a figuras escultóricas, decorados, pinturas y vestuario para los actores.

El primer carro estaba dedicado al Demogorgón, el misterioso padre de todos los dioses con el que Boccaccio comienza su Genealogía de los dioses paganos. Estaba tirado por cuatro dragones, símbolo del tiempo, y sobre el carro se alzaban Demogorgón, representado por un anciano pálido, la Eternidad, una hermosa muchacha con un casco de oro en forma de basilisco, el Caos y Gea. Seguía el carro del Cielo, tirado por la Osa Mayor y la Osa Menor, en el que había una gran esfera en la que estaban pintadas las 48 constelaciones y, sobre ella, un joven vestido de azul turquesa sosteniendo una antorcha que se reflejaba en su corona de zafiros. Tras estas fuerzas cósmicas, seguían 19 dioses clásicos, como Saturno, en un carro tirado por dos bueyes negros; Apolo, dios del Sol, precedido por cuatro caballos alados; Júpiter, sentado en un trono de ébano y marfil adornado con oro y joyas; el fiero Marte llevado por dos lobos; Mercurio, dios de los artesanos, en un carro con forma pentagonal, como los dedos de la mano; o Minerva, armada con una larga lanza y un peto con la cabeza de Medusa, cuyo carro transportaban dos grandes lechuzas.

En suma, durante los siglos XV y XVI se fueron desarrollando escenografías cada vez más complejas y espectaculares en unos desfiles triunfales en los que se combinaban música, poesía, teatro, danza y arte con referencias y alegorías del mundo grecolatino, de la Biblia, del ciclo artúrico y carolingio, de la astronomía, del amor cortés... Es en esta curiosa amalgama donde arraigan las alegorías de los triunfos del tarot.

Anónimo (pseudo Granacci), Florencia, c. 1500. El triunfo de Venus. The Walters Art Museum, Baltimore, (Maryland)
Anónimo (pseudo Granacci), Florencia, c. 1500. El triunfo de Venus. The Walters Art Museum, Baltimore, (Maryland)

Los triunfos de Petrarca

Los precedentes literarios más antiguos de estos desfiles triunfales se remontan a Roma, pero, ya más próximos a la Italia renacentista, destaca sobre todo un largo poema de Petrarca titulado Triunfos (Trionfi), que aún estaba ultimando poco antes de su muerte en 1374. Vamos a verlo en detalle pues es la obra literaria que más ha influido en el tarot renacentista. En este poema narrado en primera persona, Petrarca expone su sistema de valores, su visión del mundo, su fe cristiana en la salvación eterna y, sobre todo, su intenso amor por el pasado grecolatino. A lo largo del poema, en seis cortejos triunfales desfila una larga lista de personajes legendarios —la mayor parte procedentes del mundo clásico y, en menor medida, del ciclo artúrico y de la Biblia— y unos pocos intelectuales destacados de su tiempo.

 Petrarca. Andrea del Castagno (Ciclo degli uomini e donne illustri, 1448/1451)
Petrarca. Andrea del Castagno (Ciclo degli uomini e donne illustri, 1448/1451)

El poema comienza el 6 de abril, al alba, cuando se suelen tener las «visiones verdaderas» según la tradición literaria. Petrarca se encuentra en un jardín en Vaulcluse, cerca de Avignon, cuando ve aparecer un magnífico cortejo. Está presidido por Amor, un joven de aspecto fiero, un niño cruel, armado con un arco y saetas de oro y plomo, las primeras para enamorar, las segundas para despertar desprecio. Desnudo, sin más adorno que dos grandes alas de mil colores, Amor conduce un carro de fuego tirado por cuatro caballos blancos como la nieve.

Tras él van sus prisioneros, un numeroso grupo de amantes célebres, como Julio César, que se enamoró de Cleopatra; Ariadna y su hermana Fedra, la primera enamorada del héroe Teseo, la segunda de su hijastro Hipólito; o la infortunada pareja de Jasón y Medea. También los dioses son prisioneros de Amor y es el propio Júpiter, amante empedernido, quien marcha justo detrás del carro encadenado con mil nudos. Tras él, la bella Venus y su amante Marte, Plutón y Proserpina, la celosa Juno y Apolo. Del cortejo sale Laura, una mujer de gran belleza, «más pura que una cándida paloma», y, al verla, Petrarca cae preso del Amor y se incorpora al cortejo.

Amor y su séquito se encaminan entonces hasta la isla de Chipre, donde en la Antigüedad se rendía culto a Venus, o Afrodita, como la llamaban los griegos. Es un lugar inmundo, puesto que para Petrarca el amor carnal es un sentimiento innoble frente al amor a Dios o al conocimiento. En su palacio, Amor intenta atrapar a Laura, pero la muchacha se resiste con todas sus fuerzas y a su ayuda acuden las hermosas Virtudes. A la cabeza, cogidas de la mano, van Honestidad y Vergüenza, siguen la Discreción y la Modestia, la Costumbre con el Placer, la Gloria y la Constancia, el Agasajo y la Agudeza, la Cortesía y la Pureza, el Temor y el Buen Deseo, y, por último, la Castidad y la Belleza. Amor cae derrotado ante ellas y es apresado con cadenas de topacios y diamantes, cuyas propiedades se relacionaban con la castidad y la fortaleza respectivamente, a una columna de Jaspe, una piedra muy dura que se consideraba un antídoto contra la lujuria (Cappelli, 2003). Es el triunfo de la Castidad, de la mente sobre el cuerpo.

Tres ilustraciones de una copia francesa del siglo XVI de los Triunfos de Petrarca. De izquierda a derecha, el triunfo del Amor, de la Castidad y de la Eternidad. (Français 594, BNF)
Tres ilustraciones de una copia francesa del siglo XVI de los Triunfos de Petrarca. De izquierda a derecha, el triunfo del Amor, de la Castidad y de la Eternidad. (Français 594, BNF)

Liberados, Petrarca y los demás prisioneros del Amor salen de su palacio y emergen en Bayas, cerca de Nápoles, donde moraba la Sibila, el mismo lugar por donde salió Eneas del Infierno en la Eneida, y desde allí se encaminan hacia Roma para consagrar las armas del Amor, el arco roto, al templo del Pudor. En la ciudad eterna, el cortejo de Castidad encabezado por Laura avanzaba alegremente siguiendo la enseña victoriosa de un armiño blanco sobre campo verde, símbolo de pureza, cuando de las sombras surgió una mujer vestida con un manto negro. Es la Muerte, importuna y cruel, y se lleva a Laura arrancándole una hebra de su pelo dorado con la mano.

Los triunfos de la muerte y el tiempo en una copia miniada de los Triunfos de Petrarca realizada por Apollo di Giovanni realizada hacia el año 1442 (Firenze, Biblioteca Laurenziana, ms Med. Pal. 72)
Los triunfos de la muerte y el tiempo en una copia miniada de los Triunfos de Petrarca realizada por Apollo di Giovanni realizada hacia el año 1442 (Firenze, Biblioteca Laurenziana, ms Med. Pal. 72)

El poeta está desolado. El espíritu de Laura viene a consolarle en una visión dentro de la visión y le explica que, en realidad, la verdadera vida empieza tras la muerte y alcanzar el Cielo:

«Viva estoy», respondió, «más todavía
muerto tú seguirás hasta que llegue
la hora que te arranque de la tierra […]»

La muerte es fin de una prisión sombría para las almas nobles, y amargura para aquellas que viven en el fango.

Tras esta visión, se vuelve a producir otro enfrentamiento alegórico, pues al triunfo de la Muerte se opone el triunfo de la Fama, «aquella que a los hombres salir hace del sepulcro de nuevo hacia la vida». Así, tras este triunfo van hombres y mujeres que escaparon de la muerte al ser recordados por sus ilustres vidas, como Escipión, César, Diomedes, Odiseo o Cleopatra, así como los grandes filósofos de la Antigüedad: Platón, del que Petrarca apenas sabía que san Agustín lo consideraba poco menos que un dios, Aristóteles, Pitágoras, Séneca, Plutarco y un largo etcétera. Pero aún más poderoso que la Fama es el triunfo del Tiempo, que tarde o temprano reafirma su dominio:

Pasan las pompas vuestras y grandezas,
pasan los señoríos y los reinos,
y todo con el tiempo se interrumpe;

no favorece al digno ni al indigno,
y sólo carcome lo de fuera,
sino incluso el ingenio y la elocuencia.

Huyendo así, consigo arrastra al mundo,
y no se para nunca ni se vuelve,
hasta veros en polvo convertidos […].

Todo lo arrasa y vence el Tiempo avaro;
y lo que llaman Fama es otra muerte,
igual que la primera, inevitable.
¡Así el Tiempo triunfa sobre el mundo!

Después de ver pasar el triunfo del Tiempo, Petrarca se siente abatido, pero entonces aparece el último triunfo, la Eternidad, es decir, la vida eterna en la Gloria de Dios, la verdadera vida, donde todo es hermoso y angelical. Concluye así el poema, pues no hay nada por encima de la Eternidad, de Dios. De esta manera, Petrarca expone su visión del sentido de la vida, que no es otro que la búsqueda de lo trascendente, de Dios, en detrimento de las cosas vanas de la Tierra. Como resume Guido M. Cappelli:

«La estructura del texto pone en evidencia el mecanismo que sustenta la narración. Se trata de una serie de fuerzas que se imponen cada una sobre la anterior, hasta llegar a la eliminación de todas ellas y al único triunfo que cuenta, el de la Eternidad. La acción se origina a partir de la superación de los elementos “negativos” —amor, muerte, tiempo— por parte de los elementos “positivos”, castidad, fama, eternidad —según un esquema de menor a mayor, del tipo siguiente: amor < pudicitia < mors < fama < tempus < eternitas—; lo que, a su vez, configura una lucha entre fuerzas “naturales” (amor, castidad, muerte y fama) y fuerzas transcendentes (tiempo y eternidad), hasta llegar al aniquilamiento total, a la desaparición de todo lo terrenal, a favor de la pura visión de Dios».

El mensaje último de Petrarca, esta supremacía del conocimiento de lo sublime respecto a la experiencia mundana, fue acogida de distinta manera según la predisposición cristiana de cada receptor; sin embargo, sí fue un éxito generalizado el recurso de contraponer alegorías en una especie de batalla cósmica, lo cual reflejaba el espíritu de las dramaturgias triunfales, y desde mediados del siglo XV, las ediciones de Triunfos se sucedieron una detrás de otra. De hecho, no parece casualidad que la primera vez que se emplea el término «trionfi» para referirse a la baraja del tarot, el documento estense de 1442 relativo al pago al pintor Sagramoro, coincida con el auge literario de los triunfos petrarquescos.

Ciclo de triunfos inspirados en Petrarca. De izquierda a derecha, del Amor, la Castidad y la Muerte (c. 1450). Francesco Pesellino (1422–1457). Isabella Stewart Gardner Museum, Boston
Ciclo de triunfos inspirados en Petrarca. Arriba, de izquierda a derecha, del Amor, la Castidad y la Muerte; abajo, de la Fama, el Tiempo y la Eternidad (c. 1450). Francesco Pesellino (1422–1457). Isabella Stewart Gardner Museum, Boston

Los tres órdenes de Dummett

La estructura de una baraja normal se corresponde con la jerarquía social del Renacimiento. Aparte de las lecturas simbólicas que se puedan hacer de los cuatro palos, el discurso es muy sencillo. En la cúspide está el rey, siguen los nobles —el caballo y la sota— y por debajo se encuentran todos los demás, ordenados a su vez de mayor a menor valor. Esta estructura, acorde con un momento histórico caracterizado por el nacimiento de las monarquías absolutas europeas, no presenta mayor problema de interpretación. En el tarot, sin embargo, se plantea otra jerarquía diferente al situar las veintidós alegorías de los triunfos por encima de los reyes y la lógica de esta estructura ya no resulta tan fácil de descifrar. El problema no es tanto entender por qué se incluyó un quinto palo formado por alegorías —lo cual se puede explicar por una evolución desde las barajas alemanas o por la pasión que despertaban los desfiles triunfales—, sino la relación que se establece entre ellas.

Dicho de otra manera, en la boda de Constanzo Sforza y Camila de Aragón se sigue un esquema narrativo que conduce desde la castidad de la novia a la virilidad del novio manifestada en el torneo medieval; en la procesión de los 21 dioses que diseñó Vincenzo Borghini, los carros se ordenaban según la importancia de los dioses; en el poema Triunfos de Petrarca, el combate entre las distintas alegorías nos lleva hasta la victoria sublime de Dios. En estos casos, el esquema conceptual que subyace tras la estructura es evidente, sin embargo, en el caso del tarot el problema es mucho más complejo, pues carecemos de un guion, de un manual de instrucciones, que nos permita entender cuál era el hilo narrativo que enhebraba las 22 alegorías de los triunfos. Es más, ni siquiera estamos seguros de cuál era exactamente en su origen el orden de los triunfos.

Uno de los grandes aportes de Michael Dummett a la historia del tarot fue establecer una clasificación de las barajas históricas en función de la manera en que estaban ordenados los triunfos dejando aparte las virtudes y el Loco, que siempre se encuentra al margen de la jerarquía:

«Cuando analizamos en detalle las distintas maneras de ordenar los triunfos documentadas en las fuentes literarias o las barajas que se han conservado, nos damos cuenta que estaban bien lejos de suponer un caos absoluto. La primera impresión es la de una notable regularidad, aunque todavía resulte complicada de encontrar. Las cartas que más cambian entre un orden y otro son las tres virtudes. Si quitamos estas tres cartas y nos ceñimos a la secuencia formada por los dieciocho triunfos restantes, resulta mucho más fácil definir el patrón que subyace en los distintos órdenes».

Así, descartando las virtudes, Dummett distinguía tres grandes segmentos. En el primero, el inferior, se encuentran el Mago —siempre la carta más baja—, la Emperatriz, el Emperador, la Papisa y, siempre por encima, el Papa. El segmento intermedio incluye cinco cartas, de la más baja a la más alta: el Amor, el Carro, la Rueda, el Ermitaño y el Colgado. «En todos los casos en los que el orden interno de estas cartas es distinto», señala Dummett, «la diferencia es resultado de cambiar la posición entre parejas de cartas adyacentes: el Amor y el Carro; el Carro y la Rueda; la Rueda y el Ermitaño; o el Ermitaño y el Colgado. Al menos dos virtudes, a veces las tres, se intercalan en este segmento». Por último, en el tercer segmento incluye los otros ocho triunfos: la Muerte, el Diablo, la Torre, la Estrella, la Luna, el Sol, el Juicio o Ángel y el Mundo. Con la única excepción, explica, que en ocasiones el Juicio está por encima del Mundo y, obviando la posible inserción de una de las virtudes, estos triunfos se presentan siempre en el orden indicado.

primer segmentosegundo segmentotercer segmentoaparte
Mago
Papisa
Emperatriz
Emperador
Papa
Amor
Carro
Rueda
Ermitaño
Colgado
Muerte
Diablo
Torre
Estrella
Luna
Sol
Juicio
Mundo
Justicia
Fortaleza
Templanza+ Loco

En función de estos tres segmentos estructurales, que no conceptuales, Dummett clasificó las barajas históricas en tres grandes grupos u órdenes que denominó arbitrariamente A, B y C. Estos órdenes se diferencian sobre todo por dos aspectos: dónde se insertan las virtudes y si el Mundo está por encima del Juicio o a la inversa. En el orden del tipo A, el Juicio es la carta más alta y las virtudes están agrupadas, por lo general antes o después del Amor. Este orden se localiza sobre todo por la zona de Florencia y Boloña, donde se produjo el cambio de las figuras de la corte humana por los cuatro Papas o Moros. Todo indica, además, que este orden fue el que terminó llegando a Sicilia y, quizás, a la parte meridional de la península italiana. Su mejor representante es la variante conocida como tarocchino boloñés.

En el orden del tipo B, ubicado principalmente en los territorios de Ferrara y Venecia, el Mundo es el triunfo más alto, seguido por la Justicia y el Juicio, como resultado dice Dummett de «una evidente asociación de ideas: el Ángel [el Juicio] anuncia el Juicio Universal, durante el cual se hará justicia». En este orden, las otras dos virtudes se distribuyen entre los segmentos inferiores de forma no consecutiva. «La Templanza se encuentra siempre en el sexto puesto, después del Papa, y la Fortaleza en el noveno, por encima del Amor y el Carro». Además, en este orden a veces la Papisa se pone después del Emperador y, por lo general, el Amor suele estar por encima del Carro.

La familia de Marsella se corresponde al orden del tipo C, extendido por Lombardía, Francia y casi toda Europa. Se caracteriza por situar el Mundo en la última posición y el Juicio en la penúltima. Las virtudes están distribuidas y, por lo general, la Templanza ocupa la posición más alta, sobre la Muerte y por debajo del Diablo.

Por último, añade Dummett, «la única excepción a la regla por la que todas las barajas italianas de triunfos se disponen en uno de estos tres órdenes se encuentra en el Piamonte, donde empleaban un orden mixto entre los tipos A y C, en el que las virtudes se disponen como en el orden C, pero el Juicio es siempre la carta más alta».

La clasificación de Dummett resulta muy útil para analizar la relación que mantienen entre sí las distintas barajas y, además, nos introduce en el gran enigma que envuelve el juego del tarot. Ya sigan el orden A, B o C, por la manera en que se estructuran los triunfos parece que estuvieran siguiendo un hilo narrativo coherente que nos conduce desde los asuntos terrenales hasta la Gloria celestial. Aquí se encuentra el verdadero «mensaje oculto» del tarot, que, a pesar de las fábulas esotéricas de los siglos XVIII y XIX, ni estaba oculto ni iba más allá de los parámetros culturales y religiosos del Renacimiento italiano.

Orden AOrden BOrden C
Mago
Papa / Moro
Papa / Moro
Papa / Moro
Papa / Moro
Amor
Carro
Templanza
Justicia
Fortaleza
Rueda
Ermitaño
Colgado
Muerte
Diablo
Torre
Estrella
Luna
Sol
Mundo
Juicio
+ Loco
Mago
Emperatriz
Emperador
Papisa
Papa
Templanza
Amor
Carro
Fortaleza
Rueda
Ermitaño
Colgado
Muerte
Diablo
Torre
Estrella
Luna
Sol
Juicio
Justicia
Mundo
+ Loco
Mago
Papisa
Emperatriz
Emperador
Papa
Amor
Carro
Justicia
Ermitaño
Rueda
Fortaleza
Colgado
Muerte
Templanza
Diablo
Torre
Estrella
Luna
Sol
Juicio
Mundo
+ Loco

Los tres órdenes de Dummett

Bibliografía

Desfiles triunfales durante el Renacimiento

Mulryne, Elizabeth Goldring. Court festivals of the European Renaissance: art, politics, and performance. Ashgate Publising et al. Londres, 2002.

Padovan, Maurizio. Guglielmo ebreo da Pesaro: e la danza nelle corti italiane del XV secolo. Pacini. Pisa, 1990.

Zaho, Margaret Ann. Imago triumphalis: the function and significance of triumphal imagery for Italian Renaissance rulers. Peter Lang. New York, 2004.

Programas de los principales festivales mencionados

Baldini, Baccio. Discorso sopra la Mascherata della Geneologia degl'Iddei de' Gentili, mandata fuori dall'Illustrissimo et Eccellentiss. S. Duca di Firenze et Siena il giorno 21 di Febbraio 1565. Appresso i Giunti. Florencia, 1565.

Cieri Via, Claudia. L'ordine delle nozze di Costanzo Sforza e Camilla d'Aragona del ms. Urb.Lat. 899. En La città dei segreti. Magia astrologia e cultura esoterica a Roma (XV-XVIII secolo). F. Trocarelli. Milán, 1985.

De Marinis, Tammaro (ed). Le nozze di Costanzo Sforza e Camilla d'Aragona celebrate a Pesaro nel maggio 1475. Vallecchi. Florencia, 1946. Edición facsímil del Vat. Urb. 899.

Además, se pueden consultar on line varios programas en la colección sobre festivales del Renacimiento de la British Library (253 títulos digitalizados): http://www.bl.uk/treasures/festivalbooks/homepage.html

Otras referencias

Petrarca, Francesco. Triunfos. Edición bilingüe de Guido M. Capelli. Cátedra. Madrid, 2003.

Por último, mención aparte merece el ensayo de Gertrude Moakley Tarot Cards Painted by Bonifacio Bembo for the Visconti-Sforza Family (New York Public Library, 1966), que fue quien primero relacionó el juego del tarot con los Triunfos de Petrarca.

Anexo

Principales referencias documentales sobre el orden de los triunfos

1: c. 1500, norte de Italia.
Sermón Steele
2: c. 1500, Florencia (¿?)
Strambotto anónimo
3: 1534, Venecia.
Troilo Pomeran
4: 1538, Milán.
Andrea Alciato
[0] El matto
[1] El bagatella
[2] Imperatrix
[3] Imperator
[4] La papessa
[5] El papa
[6] La temperantia
[7] L'amore
[8] Lo caro triumphale
[9] La fortezza
[10] La rotta
[11] El gobbo
[12] Lo impichato
[13] La morte
[14] El diavolo
[15] La sagitta
[16] La stella
[17] La luna
[18] El sole
[19] Lo angelo
[20] La iusticia
[21] El mondo
[0] Matto
[1] Bagatello
[2] Imperatrice
[3] Imperatore
[4] Papa
[5] Amor bello
[6] Temperanza
[7] Forteza
[8] Guistitia di Dio
[9] El caro
[10] La rota
[11] El vechiarello
[12] El traditore
[13] La morte
[14] Diauol
[15] Saetta
[16] Stello
[17] Luna
[18] Sole
[19] Mõdo
[20] Angelo pio
[0] Matto
[1] Bagattella
[2] Imperatrice
[3] Papessa
[4] Imperatore
[5] Papa
[6] Temperanza
[7] Carro Triomphale
[8] Amore
[9] Fortezza
[10] Rota
[11] Tempo
[12] Traditore
[13] Morte
[14] Diavolo
[15] Foco
[16] Stella
[17] Luna
[18] Sole
[19] Angelo
[20] Giustitia
[21] il mondo
[0] Matto (extremò stultus)
[1] Oste (caupo propinat)
[2] Flaminica
[3] Regina
[4]Re
[5] Sacerdote (sacerdos)
[6] Giusto (justo)
[7] Forte (forti)
[8] Amore (amor)
[9] Carro (quadrigas)
[10] Fortuna fortuna)
[11] Vechio (senem)
[12] Croce (Crux)
[13] Morte
[14] Fama (Fama)
[15] Demonio (daemon)
[16] Fulmine (fulmine)
[17] Stelle (stella)
[18] Luna (luna)
[19] Febo (Phoebus)
[20] Angelo (Angelus)
[21] Mondo (Mundus)
5: 1525 / 40, Pavía.
G. Susio (¿?)
6: 1543, Venecia.
Pietro Aretino
7: c. 1530 / 1560, Ferrara.
Anónimo
8: 1559, Roma.
Paolo Giovio (¿?)
[0] matto
[1] Il Bagatella
[2] l'Imperatrice
[3] la Papessa
[4] l'Imperatore
[5] il Papa
[6] l'Amore
[7] la Giustizia
[8] il Carro
[9] la Fortezza
[10] la Ruota
[11] il Vecchio
[12] il Traditore
[13] la Morte
[14] la Temperanza
[15] il Diavolo
[16] il Fuoco
[17] la Stella
[18] la Luna
[19] il Sole
[20] l'Angelo
[21] il Mondo
[0] Il matto
[1] Il Bagatella
[2] l'Imperatrice
[3] la papessa
[4] lo Imperatore
[5] il papa
[6] l'Amore
[7] la Giustizia
[8] il carro trionfale
[9] la fortezza
[10] la ruota
[11] il vecchio
[12] il traditore
[13] la morte
[14] la temperantia
[15] Plutone
[16] la casa di Plutone
[17] le stelle
[18] la luna
[19] il sole
[20] le Trombe
[21] il mondo
[0] il Matto
[1] il Bagatino
[2] l'Imperatrice
[3] l'Imeradore
[4] la Papessa
[5] il Papa
[6] la Teperanza
[7] il Carro
[8] l'Amore
[9] la Fortezza
[10] la Ruota
[11] il Gobbo
[12] il Traditore
[13] la Morte
[14] il Diavolo
[15] la Casa del Diavolo
[16] la Stella
[17] la Luna
[18] il Sole
[19] l'Agnolo
[20] la Justicia
[21] il Mondo
[0] il matto
[1] il bagatello
[2] l'imperatrice
[3] la papessa
[4] l'imperator
[5] x
[6] l'amore
[7] la giustizia
[8] il carro
[9] la fortezza
[10] la rota di fortuna
[11] x
[12] juda
[13] la morte
[14] la temperanza
[15] il diavolo
[16] la casa del danato
[17] la stella
[18] la luna
[19] il sole
[20] lo angelo
[21] il mondo
9: 1561, Venecia.
Alessandro Citolini
10: c. 1565, Monte Regale.
Francesco Piscina
11: c. 1560
Discurso anónimo
12: 1585, Venecia.
Tommaso Garzoni
[0] Il matto
[1] Il gabbattèlla (sic)
[2] La imperatrice
[3] La papessa
[4] L’imperadore
[5] Il papa
[6] La temperanza
[7] Il Carro
[8] L’Amore
[9] La Fortezza
[10] La ruota
[11] Il vècchio
[12] L’impiccato
[13] La morte
[14] Il diavolo
[15] Il Fuoco
[16] La Stélla
[17] La Luna
[18] Il Sole
[19] L’Angelo
[20] L’Giustizia
[21] Il Mondo
[0] Pazzo / Matto
[1] Il Bagato
[2 - 5] Imperatori e Papi (más fuerte, Imperatore)
[6] Cupido / Amor
[7] Giustitia
[8] Carro Triomphante
[9] Fortezza
[10] Fortuna
[11] Vecchio Gobbo
[12] L’Impiccato
[13] La Morte
[14] Temperanza
[15] Demoni
[16] Fuoco
[17] Stelle (¿?)
[18] Luna
[19] Sole
[20] Paradiso Celeste / Agnolo
[21] Santissimi Evangelisti / Mondo
[0] Matto
[1] Bagattello
[2] Cardinale
[3] Papa
[4] Re
[5] Imperatore
[6] Prudenza
[7] Fortezza
[8] Amore
[9] Carro
[10] Fortuna
[11] Gobbo / Tempo
[12] Traditore
[13] Morte
[14] Diavolo
[15] Stella
[16] Luna
[17] Sole
[18] L’Angelo
[19] Giustizia / Iddio
[20] Giudicio
[21] Mondo
[0] il matto
[1] il bagatella
[2] l'imperatrice
[3] l'imperadore
[4] la papessa
[5] il papa
[6] la temperanza
[7] il carro
[8] l'amore
[9] la fortezza
[10] la ruota
[1] il vecchio
[12] l'impiccato
[13] la morte
[14] il diavolo
[15] il fuoco
[16] la stella
[17] la luna
[18] il sole
[19] l'angelo
[20] la giustitia
[21] il mondo

Referencias:

1: c. 1500, norte de Italia. Sermón Steele.

2: ¿c. 1500, Florencia? Poema anónimo, Strambotti d'ogni sorte & sonetti alla bergamasca gentilissimi da cantare inuse liuti & variati stormenti. Este documento carece de referencias cronológicas directas, por lo que debe manejarse con suma cautela, sobre todo teniendo en cuenta el orden anómalo del listado de triunfos.

3: 1534, Venecia. Troilo Pomeran. Triomphi de Pomeran da Cittadela composti sopra li terrocchi in laude delle famose gentil donne di Vinegia.

4: 1538, Milán. Andrea Alciato. De ludis nostri temporis (Parergon Iuris).

5: 1525 / 40, Pavía. ¿Giambattista Susio? Motti alle signore di Pavia sotto il titolo de i Tarochi. Manuscrito publicado por Rodolfo Reinier (1894).

6: 1543, Venecia. Pietro Aretino. Le carte parlanti. Dialogo di Partenio Etiro nel quale si trata del Gioco con moralità piacevole.

7: c. 1530 / 1560, Ferrara. Anónimo. Trionphi de Tarocchi appropriati.

8: 1559, Roma. ¿Paolo Giovio? Gioco di Tarocchi fatto in Conclavi.

9: c. 1560. Anónimo. Discorso perchè fosse trovato il giuoco et particolarmente quello del Tarocco.

10: 1561, Venecia. Alessandro Citolini. La tipocosmia.

11: c. 1565, Monte Regale. Francesco Piscina. Discorso sopra l’ordine delle figure dei Tarocchi .

12: 1585, Venecia. Tommaso Garzoni. La Piazza universale di tutte le profesioni del mondo.

Comentarios

*

Sin comentarios